CAZA TV en Amigos Monteros

CAZA TV en Amigos Monteros
CAZA TV en AMIGOS MONTEROS

EL TIEMPO CON MALDONADO (La Carolina Jaén)

EL TIEMPO CON MALDONADO (La Carolina Jaén)

EL TIEMPO CON MALDONADO (La Carolina Jaén)

sábado, 5 de mayo de 2012

Memorias cinegéticas ( DE ANATIDEI y de PERDICES))


Me viene a la memoria un día de cacería allá por Ciudad Real concretamente e la finca Pozo Esteban, (Castellar de Santiago) junto con unos amigos de Madrid, Juan Carlos Torres y su hermano Alfonso, entre otro cazadores de diversas comunidades, socios desde hacia años y buenos conocedores de esas famosas tierras manchegas.
 Solía ser una finca donde las perdices abundaban, y no precisamente de granja, también abundaban los conejos y liebres, sobre todo la liebre “le-pus granatensís” dado que el terreno era muy propicio para ellas.
Solíamos irnos el viernes por la tarde, y una vez en la finca, lo primero que nuestro deber nos obligaba, era sacar todos los bártulos del coche; escopetas, cartuchos, comida y mantas.
Una vez colocado todo y los primeros cubalibres se dejaban ver en la pequeña barra del cortijo, empezábamos a centrarnos en las primeras manos del día siguiente, como sortearíamos los ojeos y que grupo le tocaría en suerte en ponerse en los puestos; una vez realizado y con la mente puesta en ese día, nos tocaría  en suerte el primer ojeo, (en puesto), junto con Juan Carlos, Jaime Rodríguez, Manuel, su hijo Antonio y un servidor entre otros.
Todo estaría preparado para otro sábado de los ocho que cazábamos en la temporada, dado que los domingos, solo cazaríamos el pelo, conejos y liebres, y los sábados pluma y pelo.
Llegado el atardecer, D. Jaime Rodríguez Áreas, abogado de profesión y gran aficionado a los patos, decidió al atardecer, ponerse a la espera en unas siembras de trigales rodeadas de encinas, para ver si podía abatir algún que otro (Anatidei), pues son habituales verlos en las siembras con encinares, al parecer! para comerse las bellotas, cosa que no sabia y que me explicarían allí…! Abatiendo ese mismo día dos ánades reales, un macho y una hembra: Yo junto a Juan Carlos, y un tanto sorprendido por el evento que se avecinaba, le acompañamos, era mi primera vez que tenia ocasión de tirar un ave de esta índole, y una vez puestos, e impresionado al no esperar esta modalidad cinegética, empecé a escuchar los primeros cantos de estas formidables acuáticas, cada vez las oía mas cerca y por encima mía, empezaba a escuchar los primeros disparos por la zona de Jaime, veía alguna que otra sombra entre los encinares, pues era mas de noche que de día, no podía concebir como se podría derribar un ave casi de noche, y mucho menos escuchar unos pelotazos de tal calibre..pues al caer entre los trigales, daba la sensación de que lo que caían del cielo era una especie de meteorito con plumas, yo tuve la ocasión de tirar un par de ellos y por supuesto, errando cada disparo, muy lógico a tener en cuenta,  que jamás había practicado esta modalidad y mucho menos con la luz que esta ocasión nos brindaba el cielo.
Ya bien caída la noche y decidiendo volver al cortijo, previamente buscando los cuatro Anatidei y solo encontrado dos, decidimos celebrar estos lances con una buena comida y bebida en la acogedora lumbre que nos esperaba.
Grupo de cazadores en Pozo Esteban
A la mañana siguiente, y después de una previa resaca de la noche inolvidable, nos dirigimos hacia las manchas a cazar, cinco ojeos debíamos realizar en puesto y otros cinco ojear, la cantidad de perdices era envidiable, cada mano podían abatirse entre treinta y cuarenta perdices mas otras tantas liebres y conejos con tan solo doce tiradores en cada mano, (otros doce ojeando). Recuerdo en uno de los ojeos, donde abatí ocho perdices, tres liebres y un conejo, escuchando a lo lejos entre mis compañeros de cacería, olee tus criadillas..por no decir huevos..! en definitiva, fueron tiempos que no puedes olvidar, donde cada fin de semana podíamos abatir mas de doscientas perdices autóctonas, mas de ochenta conejos y unas liebres que por desgracia, cada día se ven menos, como también por culpa de un sistema político inapropiado, cada día podemos cazar como antaño, ricos y de mediado nivel económico, podíamos compartir esas cacerías medio económicas, ahora quien tiene, tiene mucho mas, y los que casi tenían, no tienen naa..! amigos monteros.
Publicar un comentario