CAZA TV en Amigos Monteros

CAZA TV en Amigos Monteros
CAZA TV en AMIGOS MONTEROS

EL TIEMPO CON MALDONADO (La Carolina Jaén)

EL TIEMPO CON MALDONADO (La Carolina Jaén)

EL TIEMPO CON MALDONADO (La Carolina Jaén)

sábado, 26 de septiembre de 2009

MEMORIAS CINEGÉTICAS ( mi primera montería )


Llevaba tiempo pensando en escribir algunos momentos cinegéticos que tengo en mi memoria desde que comencé a cazar, ya hace algunos años, por supuesto para mi inolvidables.
En principio, mi relación con esta afición no iba mas allá de la caza menor, es cierto que la mayor también me ilusionaba y he de decir que por temor a no saber corresponder en dicho modelo cinegético me retuvo al iniciarme en ella, el temor por hacer el ridículo de no saber pistera una res o de no saber estar en un puesto, me dejaba en un pensamiento digámonos así, un tanto receloso y a la vez con ganas de participar.
Tengo que decir que al menos yo no tuve la suerte de tener alguien relacionado con esta afición que me iniciara y enseñara a conocer el monte, pues la afición a cazar la mayor y en consecuencia poder iniciarme desde pequeño.
Eso sí, en la menor, mi tío Alonso regentaba el bar las tres puertas en La Carolina hoy llamado " Taberna el Colono" y gran aficionado a los zorzales y al tiro al plato, eso puso la primera piedra para coger la gran afición, y realmente me hizo pasar unos momentos cinegéticos a la tirada de zorzales dignos de vivir en esa época.
La caza mayor vino años más tarde , conocí a mi actual esposa en " EL Centenillo" y a raíz de ahí a Juan Acedo que por mediación de el, tuve la suerte de conocer a grandes aficionados a la caza mayor como Manolo Zamorano, y los hermanos Mas que entre otros arrendaron la finca "INIESTARES" .
Y aquí empieza mi primera memoria cinegética de caza mayor.
Por los años quiero recordar allá por 1993 se presentaron estos señores a comer al bar de mi suegro, amigos y conocidos del pueblo, una noche de relaciones y preparativos a la posterior montería que se celebraba en breve, tomando unas copas me escucharon hablar de caza con un cliente amigo mio, Paco Palomares, debió fijarse en mí, al comentar lances de perdices en ese momento, y me llamaron a careo preguntándome si me interesaba poner una armada, el mundo se me vino encima al escuchar esas palabra tan suculentas y a la vez tan temerosas de no poder complacer a estos señores dado que mi sentido de orientación no es el apropiado para dicha tarea, pensativo y sin lugar a dudas, no dudé en aceptar la proposición sin preguntar el salario de dicho trabajo.. seria la" adrenalina la que me traicionó" pero tal cual así sucedió, después de algunas copas y charlas cinegéticas Manolo me propuso un puesto libre al cual gustosamente acepté, tratándose de la finca que estábamos hablando no era para dudar y así confirmamos mi asistencia y a la semana siguiente quedamos para marcar los puestos y repasarlos para que no tuviera problemas a la hora de poner los puestos.
Una y otra vez me enseñaron la armada y yo confiado y todo nervioso le repliqué una vez tras otra que no tendría problemas a la hora de poner un puesto, dado por echo, los arrendatarios y contentos de mi confiada reclamación, decidimos celebrarlo en el bar Alejandro (mi suegro).
En los días anteriores a la montería, Juan Acedo y yo fuimos a cebar a los guarros todos los días de la semanas anteriores al gran festejo cinegético e incluso hicimos un comedero en el cortafuegos de la minilla, famoso por su gran cortafuegos y por su gran querencia a los guarros, recuerdo un día que se presentó Manolo y nos dijo de visitar el nuevo comedero, subimos con un dos caballos " citroen"a las siete de la tarde y una vez puestos, recuerdo apagar las luces encima de la cuerda y a los treinta minutos echar las luces del vehículo y presenciar mas de quince guarros, Dios mio que imagen.."todo un acontecimiento cinegético digno de admirar como podréis imaginar.
Visto lo visto, el día 1/11/1993 se celebra la montería de "Iniestares" una finca emblemática de la zona y hoy por hoy una de las mejores de sierra morena.
La 9:00 am, nos presentamos con Juan, Paco, yo entre otros en la junta, una caimada gallega nos esperaba junto a monteros conocidos como los hermanos Mas y Mariano Benavente y Barreda entre otros conocidos monteros de élite, nos acogieron como si monteros de pago se tratara. Dios..! empezaba mi gran aventura primeriza montera, con unos nervios de espanto y sin acordarme de las posturas, pues mis nervios como primerizo postor y el anís me traicionaron sin lugar a dudas.
Recuerdo tomar una copas de las denominadas " el mono" para refrescar mi corta memoria si cabía y también recuerdo rezar una y otra vez a la Virgen de la Cabeza para que las posturas no se me fueran de mi corta memoria, también recuerdo ver a los Mas y Zamorano reiterar a Juan si me había quedado con los puestos, yo todo nervioso no tuve mas remedio que tomar otra copa mas de anís, que aún sabiendo que me hacia daño a la mente y no soler tomar copas mañaneras como de costumbre, me tranquilizaba y me daba moral y sonrisa al mirar a mi armada, preguntándome si yo seria capaz de ponerlos en su sitio y viendo a ellos preguntarse si el postor era el apropiado para acoplarlos en su sitio" imagino" , así que decidí tomar otra mas...
por si acaso...!.
Suenan las llamadas a los postores y allí que me presento como si tal, con un machete mas grande que mis enflaquecidas piernas en esos momentos, recuerdo montarme en un todo terreno de un montero y perrero a estrenar, hincándose el cuchillo en sus relucientes asientos de piel de color marrón claro y como era de esperar, yo sin mediar palabra alguna que me delatara, al bajarme para poner mi primera postura me dí cuenta por el enganche que no me dejaba salir del vehículo, ..Dios mio como se de cuenta veras!!.
Primera postura la encuentro sin problemas dado que la piedra blanca que me preparo Zamorano era casi como el vehículo de grande, yo todo contento y los afortunados monteros del primer puesto hasta me felicitaron..!
Segundo puesto sin problemas, dado que en linea recta y a unos noventa metros no tenia pérdida, aunque la maleza de los frondosos jarales me perdía la visión en vez en cuando y dando con la postura, abrazos y hasta besos de un montero temeroso de perderle me ofreció.
Tercer puesto, casi sin problemas ya que había un monte alto y a la izquierda que daba con una charca bastante visible, los monteros casi para hacerme palmas también" seria por lo que se venia encima, no por la culpa del anís sino por mi gran sentido de orientación imagino!
y como creo que eran conscientes, quizás esos agradecidos espasmos y abrazos..
Cuarto puesto, mirando al horizonte, sin ver una sola piedra, sin un solo matorral que me ubicara el puesto, " al menos yo era el que no lo veía" y todo colorado no sé si por la vergüenza que pasaba o por lo que estoy completamente seguro que era, un mono traidor y famoso que me atormentaba cada paso que daba, así como también mi sentido de orientación perdido en esa gran mancha de la zona de sierra morena; Una pareja dueños del puesto numero cuatro con una rubia impresionante y su respectivo, les escuchaba murmurar entre ellos y una voz que salia de esa rubia impresionante " vaya postor nos a tocado" yo todo colorado y sin dar con el puesto, no tuve mas remedio que decirles que los guarros se habían comido las tablillas y sucesivamente hasta el puesto seis, pues el siete era mio.
Un vallejo con unas vereas que llegaba hacia unas bañas y unos jarales muy tupidos donde lindaban con la carretera camino del pueblo; si digo la verdad casi estoy seguro que no era mi puesto y también os digo que tuve la suerte de que no me pegaran un tiro pues yo no tuve la oportunidad de abatir a un montero dado que no pegué ni un solo tiro a pesar de ver una piara de guarros que al pasarme el primero en una de esa vereas y no estar atento, seguidos de otros cuatro si llegar a poder pegar un tiro con mi escopeta de mi padre, "una plana" que por entonces tenia y tengo.
Experiencias que por suerte las he vivido a mi manera y he dado gracias a Dios con gente que me a ido enseñando lo que es la montería , y que también por suerte, la única armada que puse en esa finca y no más "Santo Tomás" no se mataron entre ellos afortunada mente para mi y para los arrendatarios. A base de experimentar cacerías que publicaré como esta, a echo de mi un aficionado a la caza mayor espero un poco más experimentado.
La caza se mama en el vientre de una persona, pero hay que tener la suerte de tener alguien que te enseñe y te meta en ella y si no la tienes, la aprendes con la experiencia si tienes esa gran oportunidad en la vida de vivirla.
PD/ Después de esa montería en "Iniestares" tuve la suerte de participar cinco años seguidos sin poner puestos y de invitado como comenté en su día.
Publicar un comentario